Ferran Freixa, la materia y el tiempo, en El Rinconete del Instituto Cervantes


ferran_freixa_cara

© fotos: Ferran Freixa

La primera fotografía que vi de Ferran Freixa (Barcelona, 1950) era la de un perfil de mujer abocetado en la arena por las olas al morir en la playa. Una imagen poética en blanco y negro evocadora de una presencia latente que se forma y se deshace en segundos. Podría creerse que Freixa es un fotógrafo del «momento decisivo» a lo Cartier Bresson, pero el conjunto de su obra, fruto de ya cuatro décadas en activo, desmiente esta suposición.

Fotógrafo autodidacta, en su hacer se percibe su formación en diseño y pintura artística: el gusto por la composición nítida, el protagonismo de los objetos y las formas, el subrayado de atmósferas, texturas y volúmenes. Profesionalmente, es un reconocido fotógrafo especializado en interiorismo y arquitectura; su obra personal establece una simetría con el quehacer profesional, pues sus temas versan sobre lo que ha resistido a la usura del tiempo y a las modas.

Ferran Freixa pertenece a esa generación excepcional de fotógrafos españoles, surgida en los años setenta, que modernizó el panorama artístico y documental español al abrirse a corrientes interna-cionales en una época especialmente dinámica también en cuestión de avances técnicos, con mejores cámaras, variedad de películas y posibilidad de exponer y publicar en el extranjero. Esta generación, que ha cultivado estilos muy diferentes, es única porque ha desarrollado la porción más significativa de su obra con la técnica analógica —película, laboratorio, soporte papel, exposición en galería, obra impresa en catálogos o libros, oficio, técnica, forja de memoria— y se ha incorporado a la tecnología digital tanto por razones de supervivencia profesional como por curiosidad cultural. Para su obra propia, Ferran Freixa se mantiene fiel a la técnica analógica con cámara de medio formato, pues su filosofía artística se corresponde con los valores propios de ésta: control del tiempo, dominio de la luz, trabajo a largo plazo, calidad del detalle.

freixa-hotel

La obra de Freixa, objeto de exposiciones personales en España y en el extranjero y de una amplia retrospectiva en 2013 (Tecla Sala, Hospitalet), se divide en series temáticas. El concepto unificador es la huella del pasado en la materia: los residuos, las ruinas, los rastros de otras épocas históricas que ocupan espacios apenas percibidos por el apresurado hombre de ciudad, que quizá los desdeña como reliquias obsoletas que se oponen al progreso. Sería esa una interpretación torpe, pues en sus primeras series (1979), las de escaparates, vitrinas e interiores de comercios con solera —guantes, sombreros, maniquíes— o de hoteles elegantes de principios del xx con sus salones, cuartos de baño con paredes de mármol, mesas dispuestas para la comida o para un breve encuentro, la mirada del fotógrafo rescata y subraya nuestra necesidad de una ceremonia, de un ritual, de un escenario como marco para el encuentro: intuimos las acciones de antes y después de esos bodegones. Hay una poesía en el detalle y belleza en un rastro de luz que realza la textura de la materia.
freixa-1

Los objetos desde la mirada de Ferran Freixa hablan menos de una jerarquía de clases que del trabajo bien hecho —el oficio—, de la ceremonia y el ritual —la civilización—, del tiempo para el encuentro. Estas series primeras tienen un carácter biográfico antes que nostálgico: el artista reconoce escenarios familiares, los de una Barcelona a caballo entre el oficio artesano y la producción industrial en serie. Los objetos parecen tener vida propia antes de prestarse al uso que les dará el hombre. La autonomía del objeto, la bella combinación de texturas —telas, azulejos, mármoles— delata la mirada del diseñador, del pintor.

COLECTANIA ULT LECTU
Portugal

Cada espectador decidirá qué series prefiere: las canteras de mármol de Macael; las colonias textiles y los balnearios, que conforman su trabajo más reciente, o la serie de faros, el emblemático bar Marsella en el barrio del Raval, las ruinas de Belchite enfrentadas a esa otra ruina instantánea que fue el Gran Teatro del Liceo de Barcelona tras el incendio de 1994, con las magníficas composiciones surrealistas creadas por el fuego: dalinianos teléfonos derretidos, instrumentos hechos ceniza, chicas de calendario ignífugas y el esqueleto del edificio abierto al cielo.

Mis series favoritas son las dedicadas a paisajes del sur: Sicilia, Cabo de Gata (1999), Marruecos (1987), Portugal o Menorca… En una obra donde la figura humana es una excepción, cuando aparece suele estar integrada en el paisaje: no será un retrato frontal sino un gesto, un escorzo, un movimiento a lo Bernard Plossu, fotógrafo al que Freixa admira. Vemos al hombre o a la mujer indeterminados, los enmarca un paisaje o el entorno arquitectónico con carácter que define el lugar y a sus habitantes. Así sucede en la hermosa serie de Marrakech (1987): el volumen de las telas que cubren el cuerpo —chilabas, capuchas, manta que envuelve al niño que una mujer carga en la espalda— repite los volúmenes abstractos de los manteles de los restaurantes, de las fundas que cubren los palcos y la platea del Gran Teatro del Liceo de Barcelona. Los paisajes de Cabo de Gata no están compuestos solo según los elementos esenciales que permiten identificar al instante el lugar sino que nos muestran el diseño de la naturaleza en la planta del agave irguiéndose hacia el cielo, la armonía de las formas curvas de unos soportales procurando sombras en el desierto, o frente al mar (L’Alguer, Cerdeña).

ferran_freixa_italia
Roma

La arquitectura es, en su forma de ruina devorada por la naturaleza, la transposición, el símbolo de los cuerpos transformadas, deshechos por el tiempo. Ferran Freixa detiene su mirada en las arquitecturas creadas por el hombre cuando están siendo recuperadas por la naturaleza.

freixa-colonias
serie de Colonias textiles en Cataluña

El Rinconete del Instituto Cervantes

Guardar

Bernard Plossu -le Mexique


 

Mexican Journey

Plossu - Mexico-DF-1966-19

Podríamos preguntarnos por qué hay tantos fotógrafos franceses estupendos. Hace unos días murió Marc Riboud, miembro de esta generación extraordinaria que prácticamente recorrió todo el siglo XX.
Bernard Plossu (nacido en 1945 en Vietnam; recordemos que Indochina, luego Vietnam, era colonia francesa) es fotógrafo del movimiento flou sin empachosas sensiblerías, pero también de clásicos reportajes en blanco y negro como apuntan estas fotos de México.

El vídeo es muy de aficionado, pero se percibe la juventud dorada de la época, que no necesitaba ser, además, maldita, para sentir que vivía plenamente.

Talleres de reportaje con Walter Astrada, en Barcelona


Walter Astrada taller metodología

Walter Astrada, fotorreportero argentino afincado en Barcelona, regresa de su periplo motero para dar dos talleres: Metodología de Reportajes (1 día, 12 de noviembre, 7,30 horas de taller) y Contar historias con imágenes, teórico-práctico de cinco días (del 7 al 11 de noviembre de 2016). Los dos tienen lugar en el Centro Cívico Pati-Llimona, en el Barrio Gótico. Me gustaría mucho asistir al del día 12.

Para información detallada sobre los talleres, visitad la página de Walter Astrada, donde podréis conocer su trayectoria y trabajos, uno de los reporteros de mayor calidad del momento.
Sus temas comprenden, entre otros, la violencia contra las mujeres en diferentes países: feminicidios en Guatemala, la violencia sexual en Congo, el problema de las niñas no deseadas en India y el maltrato en Noruega. Entre sus proyectos a largo plazo está el seguimiento de varios enfermos de esclerosis múltiple en diferentes países.

Como fotoperiodista de actualidad, nos ha dejado grabadas en la retina sus imágenes de Kenia, Madagascar, Haití y Uganda. La temática es recurrente: el sufrimiento de las poblaciones de países subdesarrollados y la dependencia de la ayuda occidental, la imposibilidad de establecer gobiernos de desarrollo a causa de los intereses extranjeros. Asuntos cuya solución depende no de las imágenes sino de la interpretación que puedan hacer de ellas los lectores cada vez mejor informados.

Post-Electoral-Violence-in-Kenya-007
Violencia postelectoral en Kenia, 2007

Walter Astrada bebe del fotoperiodismo que estableció el prestigio de la profesión. Parece clave la influencia de Nachtwey.

Hambruna-Uganda-Astrada-08

Hambruna en Uganda – el negocio de la ayuda

Hambruna-in-Uganda-00018

** Para contribuir al viaje-reportaje: Colabora comprando imágenes.

Guardar

Visa pour l’Image 2016 – Perpignan


Riboud-Cuba_032 copy
Cuba, 1963. © Marc Riboud

Cuenta atrás para la nueva edición de Visa pour l’Image 2016 en Perpignan, sur de Francia. Este año tengo intención de no perdérmelo. Espero que no todo se lo lleve el terrorismo islamista. Se nota mucho la presión del estado de emergencia en el recordatorio de acudir convenientemente identificado y evitar, tanto como sea posible, cargar con mochilas.

Todos los años se rinde homenaje a un fotógrafo devenido clásico. 2016 festeja a Marc Riboud. ¿Quién me lleva a Perpignan?

Pinchando aquí tenéis el programa en francés, parece que todavía no definitivo pero indicativo de qué se mostrará este año. Todos los años hay algún descubrimiento, uno o varios nombres a los que seguir desde ya. No puede negarse que la fotografía goza en todos sus géneros y estilos de una salud pletórica.

emoticon babeante
Visitantes del Festival Visa: ¡el programa es goloso, muchacho!

Guardar

Guardar

Guardar

Richard Avedon Darkness & Light


 

Interesante documental dedicado a Richard Avedon. En inglés, no sé si los subtítulos al español son buenos. Me ha gustado mucho cómo el sustrato de sus experiencias familiares influyó en su manera de observar a las personas.

Me gustaría creer que hoy pueden surgir fotógrafos como él, que en medio de una estructura comercial saben mantener su condición de artistas y pensar hasta el final como artista. Gran época. La gran noticia es que se revitaliza la pasión por el negativo. En la sección de Cultura de hoy, El país publica un artículo dedicado a este revival, y según veo a mi alrededor es verdad: en las Fiestas de Gracia de este año he visto a varios turistas jóvenes tomando fotos con cámaras analógicas.

¡Bien! porque me han regalado veinte o treinta carretes de Ektachrome color 320 Asa T, caducados, ¡de 1997! y me gustaría probarlos en la Nikon Fe y en la F801-s y ensayar el famoso revelado “proceso cruzado” del que se hacen lenguas los lomógrafos. Hay también varios carretes de 160T, pero parece que son para cámaras de medio formato😦

kodak 160 Tungsteno
diapos de paso universal
Ektachrome 160T
¿para medio formato?

Guardar

Expo recomendada: Vivian Maier, In Her Own Hands, en Fotocolectania


Maier-contacto
Hoja de contactos – página de Vivian Maier

Aún estáis a tiempo de ver esta estupenda exposición, dedicada al último fenómeno de moda de la fotografía de calle, Vivian Maier. Había leído acerca de ella antes del obsceno boom mediático que estalló el año pasado y la incluí de inmediato en mi lista de enlaces. Además de la gran exposición que le dedican en Madrid -que no he tenido ocasión de ver–, este verano también se le rinde homenaje en Barcelona.

“Vivian Maier. In Her Own Hands” Del 7 de junio al 10 de septiembre de 2016

La semana pasada tuve la oportunidad de ver la pequeña y compacta exhibición que le dedica la fundación Fotocolectania en su bien diseñado espacio de la calle Julián Romea, 6 (a dos pasos de la Vía Augusta esquina con Travesera de Gracia).

Muy buenos retratos en blanco y negro, el tiempo transcurrido ha convertido la indumentaria de hombres y mujeres en un tema con valor propio (¡esos bolsos de piel de asa corta diseñados para durar más de una vida, esos labios siempre pintados!). Por entonces, la gente salía a la calle hecha un pincel, de modo que los que presentaban una apariencia descuidada delataban la penuria que sufrían o algún tipo de problema mental.

Es también muy atractivo su uso del color cuando en los años 70 se dedicó a hacer probaturas: un color denso y cálido. Como buena niñera, tiene algunas instantáneas de niños fuera de tópicos publicitarios o sentimentales (me gustó especialmente una foto de muy reducidas dimensiones del encuentro de unas madres en la calle y la luminosa sonrisa del niño rubio respondiendo a alguna gracia que le hace una de ellas). Se perciben influencias diversas, incluidas Hellen Levitt y Diana Arbus, lo cual no es óbice para que dejara impresa una mirada singular que hoy es capaz de despertar el deseo de hacer fotografías … pese a todos los impedimentos con que tropieza actualmente la street-photography, que en mi opinión continúa siendo un reducto de la poesía del presente.

Lo dicho,  no os la perdáis. Nueva York y Chicago en su esplendor de los años 50-60, cuando América aún creía en los ideales del renacer tras la Segunda Guerra Mundial. Con diferentes cámaras, Vivian Maier sabía muy bien qué se traía entre manos: nadie compra y utiliza una Leica por mero capricho.

maier-contacto2

El ojo infalible de la niñera: la preciosa sonrisa del niño de la foto 9 (empezando desde arriba y de izquierda a derecha).

Gracia y la gentrificación


gracia-policial

 

 

Gracia es, tradicionalmente, un pueblito revoltoso y de buen vivir. En los últimos años está padeciendo la presión de la gentrificación y de la conversión de Barcelona en un parque temático, lo cual ha derivado en un cambio de aspecto con la llegada de hoteles de lujo, aumento de precios del alquiler y venta de las viviendas y locales de la zona –que ya padecieron hace no muchos años otra afrenta económica por la presión de los chinos y clanes paquistaníes, que se pasan por el forro de los coj*** muchas de las leyes de trabajo, con mucho trabajador indocumentado, pagando con dinero sucio y llevándose el dinero ganado aquí a su país, salvo si una inspección en el aeropuerto atina a recuperar esas cantidades millonarias–. La situación laboral es la que conocemos y las deficiencias de tipo social se acentúan si falta dinero para hacer frente a las necesidades de quienes se van quedando al margen de esta cultura del pelotazo.

El asunto de los okupas es meramente testimonial y viene de muchos años atrás. Si ahora ha estallado con el tema del Banco de Travesera de Gracia se debe antes a la proximidad de las elecciones –basta con ver cómo ha abordado cada periódico el asunto según su orientación ideológica– que a la peligrosidad del fenómeno para el normal desarrollo de una economía de mercado.

Os dejo algunas imágenes tomadas en los días de concentración para protestar por el desalojo. A mi entender, es muy ingenuo por parte de los okupas aceptar que el Ayuntamiento, del centroderecha de CiU, pagase el alquiler.

El problema, qué tipo de ciudad queremos, persiste. Hay quien parece olvidar que estamos en el siglo XXI y que debería imponerse un desarrollo económico y un progreso conforme con los adelantos que la ciencia y la tecnología, pero también el mayor grado de cultura de la población, permiten y reclaman.

Por suerte, lo que tiene Gracia de pueblito y de revoltoso se traduce en una actividad de debate para obtener esas mejoras sin entregarse atados de manos y pies al capital. Ya me diréis qué turista se sentirá atraído por una ciudad que ha perdido su identidad, su carácter y sus atractivos de bien vivir. Ahi están, ahí estamos.

plaza-del-reloj

Plaza del Reloj, verano de 2016

De fotografía y otros entusiasmos / Islas Georgia del Sur y Sandwich del Sur