Yates de lujo en el Port Vell de Barcelona


yates-Dilbar1

yates-Dilbar2
Yate de lujo Dilbar en el Puerto de Barcelona, invierno 2017
yates-lujo
Port Vell, Barcelona, invierno 2017
madameGu1
Madame Gu, superyate de lujo, en el Puerto de Barcelona, invierno 2017

Para formarse una idea clara de la transformación de Barcelona en puerto de destino de megayates y millonarios rusos, chinos y jeques árabes bien pueden servir estas pocas imágenes. Los yates son espectaculares y pertenecen o han pertenecido a multimillonarios rusos. El Dilbar y el Madame Gu (el último) relucían de puro nuevos. Merece la pena buscar en google información sobre su diseño. Los aficionados  a las embarcaciones de superlujo tienen, además, datos de la ubicación y periplo de estas bellezas surcando -en invierno- el Mediterráneo.

Christopher Anderson


Acabo de descubrir a este fotógrafo canadiense, miembro de Magnum, y me encanta lo que dice tanto sobre su propio trabajo como sobre destacar o no en medio del universo actual, donde flotamos en una miríada de imágenes. ¿Cómo sobresalir en este ruido? se pregunta y se asombra cuando lo hacen sus reportajes. Comparto la opinión de que hoy hay muchísimos fotógrafos excelentes, pero no que es democrático que todo el mundo haga fotos. Desde los tiempos de las viejas cámaras, las familias ya tenían su cámara y sus álbumes de recuerdo.

Cuando se habla de “autenticidad”, “verdad” o “intimidad”, nos parecen palabras gastadas, pero en Anderson suenan adecuadas para caracterizar sus fotografías. Completamente de acuerdo también con sus comentarios sobre los premios de fotografía: ¿qué profesión dedica tanto tiempo a congratularse a sí misma, a premiarse?… Pues no sé… ¿la literatura española? Al menos los fotógrafos premiados suelen ser, en un 99%, los autores de las fotos. 😀 😀

son-christopher-anderson

venezvote_1
Venezuela, Caracas
USA. Brooklyn, NY. 2009. Marion on bed.
De “Son”

 

Curso de Iluminación nocturna, por Enric de Santos


DIJOUS / JUEVES de 19:00 a 21:00h
Del 2 de febrero de 2017 al 23 de marzo de 2017
Espai: Aula por defecto – CENTRO CÍVICO EL SORTIDOR (PUEBLO SECO, Barcelona)
Professor/a: ENRIC DE SANTOS, (de 12 gats/AN-FA)
enric-de-santos
Enric de Santos, entre dos de sus pasiones, la fotografía y el mar

TALLER DE ILUMINACIÓN en el Centre Cívic El Sortidor del Poble Sec.

Para más información sobre el programa e inscribirse, pinchad aquí.
Hace tiempo que quería hablar de los talleres de Enric de Santos, al que tuve de profesor de laboratorio en blanco y negro en el Curso general de fotografía de IDEP. Años más tarde, ya en 2001, hice con él un taller especializado en laboratorio b/n. Es un profesor con unos conocimientos espectaculares de fotografía y de técnica de laboratorio, de tratamiento de la imagen, ahora también en digital. Lo mejor, sin embargo, es que no apabulla: dosifica la información, combinada con la práctica, para que sea posible asimilarla al ritmo que cada cual consiga.

Ahora necesito actualizar conocimientos para no quedarme del todo rezagada y descubro este curso, al que ya me he inscrito.

PRESENTACIÓN DEL  PROGRAMA

Les fotografies amb poca llum són una assignatura pendent per a la majoria de persones aficionades a aquest art. En aquests taller descobrirem quins són els trucs per millorar-les i les eines a l’hora de poder fer una fotografia nocturna o en un interior.

Las fotografías con luz escasa son una asignatura pendiente para la mayoría de personas aficionadas a este arte. En este taller descubriremos qué trucos pueden ayudarnos a mejorarlas y las herramientras para poder tomar una fotografía nocturna o en interiores.

Precio: 56.14 € (IVA incluido) Preu: 56.14 € (IVA inclòs)
Ver Sesiones
jueves – 02-02-2017 de 19.00 a 21.00 jueves – 09-02-2017 de 19.00 a 21.00 jueves – 16-02-2017 de 19.00 a 21.00
jueves – 23-02-2017 de 19.00 a 21.00 jueves – 02-03-2017 de 19.00 a 21.00 jueves – 09-03-2017 de 19.00 a 21.00
jueves – 16-03-2017 de 19.00 a 21.00 jueves – 23-03-2017 de 19.00 a 21.00

 

José Antonio Carrera, la intimidad de lo extraño, en El Rinconete


María José Furió – El Rinconete

jacarrera-nenlee

En España no faltan los fotógrafos que cultivan una forma de reportaje de elevada calidad artística. Los pasados años de bonanza económica permitieron a varios de ellos no solo profesionalizarse —gracias a los encargos remunerados de parte de publicaciones o de organismos públicos y privados, a las becas nacionales e internacionales—, sino también desarrollar proyectos a medio y largo plazo sobre temáticas de un interés que rebasa la actualidad inmediata. Muestran una notable influencia de la cultura literaria, pictórica y fotográfica.

José Antonio Carrera responde a este tipo de fotógrafo. Nacido en Madrid, en 1957, se formó como realizador en Nueva York, profesión que ha desempeñado posteriormente para televisiones españolas. Documentales de contenido etnográfico y programas culturales como La Mandrágora llevan su firma. Fascinado por la obra de Álvaro Mutis, dedicó un reportaje a ilustrar su título más famoso: Maqroll el Gaviero.

La ciudad de Nueva York parece haber quedado como polo de atracción: a ella dedicó en los años noventa uno de sus reportajes en blanco y negro más sobresalientes: DreamStreet. En él presta especial atención a figuras masculinas de raza negra en diferentes ocupaciones, desde el portero uniformado de un edificio de lujo al fotógrafo de calle, el músico que toca en el metro o el joven ejecutivo trajeado que atraviesa una calle nevada.

jose_antonio_carrera-dreamstret

Esta serie parece no enfrentarse sino coexistir como en un universo paralelo a los reportajes tomados en África —Kenia, Etiopía, Mali, Mauritania, Níger…—, donde retrata a hombres y mujeres de todas las edades, tanto en primeros planos como enmarcados por un paisaje de montañas, lagos o desiertos, que evocan algo más que la integración armónica del individuo en un entorno natural, primitivo. Los retratos de niños con sus tablillas de la escuela coránica, o el más conmovedor del pequeño de apenas tres años que sentado cerca de las chozas de su poblado etíope se concentra en la lectura que sostiene sobre sus rodillas, no tienen la sobrecarga política e ideológica a la que nos han acostumbrado los reportajes que la prensa lleva publicando desde 2001. Lo mismo que los reportajes tomados en Colombia —los buscadores de oro, los cargadores de madera en Buenaventura, o la tribu yanomani—, componen una reflexión sobre las razas, sobre los modos de vida de los pueblos en peligro de extinción.

joseantoniocarrera-foto
José Antonio Carrera

Si el idilio del espectador con el paisaje africano o con las tribus aisladas en América se ha roto, quizá definitivamente, por la demanda de las publicaciones de gran tirada de reportajes sobre conflictos violentos, los retratos de José Antonio Carrera resisten como un acercamiento a la intimidad de lo extraño al mundo europeo. La composición con, en ocasiones, cierto eco a lo Paul Gauguin —paraísos perdidos donde el alma se encuentra con cierta pureza—, que pudiera entenderse como un mensaje edulcorado, esteticista, de entornos muy precarios, está siempre equilibrada con la fuerza de las miradas de los individuos retratados, con un gesto resuelto o una expresión de curiosidad que deja asomar la individualidad de cada uno, la identidad que quiebra el arquetipo.

gaviero12
Serie El Gaviero

Crear una atmósfera: Charla con Fernando Moleres


Casanova es una empresa de fotografía de Barcelona, una de las pocas que ha sobrevivido a la gran crisis económica y de la fotografía analógica. Periódicamente imparte cursos o charlas tanto para dar a conocer nuevo material como proyectos relacionados con la fotografía. Entre las charlas de contenido técnico prefiero destacar aquí esta de Fernando Moleres que habla de cómo construye un reportaje con marca de autor. La “marca” es aquí la atmósfera que define buen número de sus mejores reportajes.

El video necesitaría una edición para abreviar algunos momentos muertos, de búsqueda de fotos, y las siempre impredecibles circunstancias que acompañan a una charla en vivo.

Moleres ha conseguido mantenerse navegando entre temas de contenido social dramático y otros más festivos. Para quienes no conozcáis su obra, este video es una entrada y para quienes estéis al tanto de su trayectoria, seguramente os interesarán las reflexiones en torno a la doble construcción del reportaje: las que el fotógrafo elige y descarta y, de estas últimas, las que el editor decidirá incluir buscando completar la historia con imágenes más explicativas.

Round Nina – Tributo a Nina Simone


Artist: Varios
Album: Round Nina – A Tribute To Nina Simone
Label: Verve
Genre: Jazz, Jazz Vocals
Year: 2014
Tracks:
1. Lianne La Havas – Baltimore 00:00
2. Keziah Jones – Sinnerman 05:05
3. Hindi Zahra – Just Say I Love Him 11:12
4. Gregory Porter – Black Is The Color (Of My True Love’s Hair) 17:27
5. Olivia Ruiz – My Baby Just Cares For Me 22:12
6. Ben L’Oncle Soul – Feeling Good 25:06
7. Melody Gardot – Four Women 29:18
8. Youn Sun Nah – Plain Gold Ring 35:41
9. Sophie Hunger – I Put A Spell On You 41:01
10. Camille – Lilac Wine 46:24

Atín Aya en Photobolsillo


atin-aya2b

atin-aya3b

atin-ayab

La página de La Fábrica  Editorial nos dice de Atín Aya Abaurre (Sevilla, 1955- 2007) que «fue reportero gráfico de ABC de Sevilla y Diario 16 Andalucía. Su mirada captaba juegos callejeros, equilibrios de sombras, paisajes y, sobre todo, gentes, formas de vida.»

Quizá los periódicos ya no vuelvan a publicar este tipo de fotografía, y quizá tampoco las agencias de stock las consideren interesantes, de modo que la gestión privada de los archivos fotográficos de la gran época de la foto analógica, como la que representa Atín Aya y el elenco de fotógrafos que La Fábrica tiene el buen tino de mostrar en el asequible formato de bolsillo, ha de quedar en manos de los allegados de los fotógrafos. La hija de Atín Aya, María, relata cómo cada cierto tiempo se zambulle en el archivo de negativos y rescata tal o cual serie y, como acostumbra a suceder con el trabajo de los fotorreporteros  de esta generación, aparecen joyas de una vida ya desaparecida, la de la España de la posguerra en el paso al desarrollismo de los sesenta. Sus imágenes tienen encanto, dignidad  y una mirada demorada en el tiempo que hace de ellas estampas con una clara evocación pictórica -las bellas sevillanas con mantilla recuerdan la pintura del valenciano Sorolla–

Junto a series de la Andalucía típica, con sus procesiones y sus mujeres enlutadas, o su público de toreo y los ritos de la matanza del cerdo, conforme a la tradición neorrealista que ya puso de moda el italiano  Ferdinando Scianna, en su trabajo dedicado a Palermo, Atín Aya realizó reportajes de corte documentalista como el de las Marismas de Cádiz (1991-1996). Se trata del enfoque que agrada al National Geographic, es decir, zonas y usos tradicionales que se pierden bajo la presión de la industrialización y la sobreexplotación o el abandono. Se percibe en sus fotografías la influencia de los fotógrafos de la Depresión, Walker Evans, Dorothea Lange, pero también del Richard Avedon  de la extraordinaria serie In the American West, a los que su mirada, la del hombre que conoce el terreno, dota de una tonalidad poética que vuelve las imágenes en elegía.

Cristina García Rodero, entre dioses, hombres y espíritus, en El Rinconete


garcia-rodero-cuba-letter

Cuando en 2009 la fotógrafa Cristina García Rodero (Puertollano —Ciudad Real—, 1949) se convirtió en miembro de pleno derecho de la mítica agencia Magnum, la noticia causó generalizada satisfacción entre sus colegas, de los más diversos estilos, y el número creciente de aficionados a la fotografía. Las ventajas aducidas por la propia Cristina García Rodero, al margen del evidente prestigio, eran la garantía de que su archivo, su legado, iba a ser gestionado por las mejores manos, dialogar con fotógrafos de la calidad y diversidad de los que integran Magnum y mantener su independencia. Naturalmente, ser la cuarta mujer en incorporarse a la agencia fundada en París por Robert Capa en 1947 significa abrir una senda en un territorio de recorrido más difícil para las mujeres, según declara la fotógrafa española.

garcia-rodero-fiestas

espana_oculta04
España oculta

Cuidar del legado ha de ser una preocupación imperativa y natural tratándose de una obra que abarca ya cuatro décadas y del interés y calidad que define el trabajo de García Rodero. Ella ha explicado en numerosas ocasiones sus inicios: una joven profesora, licenciada en Bellas Artes, recorriendo en su tiempo libre, al volante de un 600, los pueblos de España para retratar sus tradiciones, cultos, ritos, la devoción de sus habitantes, convencida de que el período histórico que vivían —los primeros años de la Transición a la democracia— implicaba la desaparición más o menos rápida de esa particular expresión de la espiritualidad del «pueblo». El resultado de su paciente documentación fue, como sabemos, mucho más que un reportaje antropológico: España oculta (1989) revelaba una mirada original que aunaba sensibilidad por el detalle, empatía con los retratados pero no sentimentalismo, proximidad al asunto o personaje que retratar. Emergió con sus imágenes en blanco y negro el sustrato pagano de muchas tradiciones religiosas —Baco anda siempre cerca de una romería— y la influencia de la pintura surrealista, motivo por el que tantas veces esa España oculta suya es también una España mágica. El libro, prologado por Julio Caro Baroja, fue premiado en el Festival de Arlés y convirtió a su autora en un nombre ya imprescindible.

garcia-r1odero-haiti
Serie “Haití”

Cristina García Rodero se define como paciente, perfeccionista, tímida, por lo que nunca avasalla a las personas que retrata, aunque a veces advertimos —como en La confesión— que el retratado es consciente de ser el centro de interés, lo cual provoca diferentes reacciones, más exhibicionistas y jocosas en las fiestas tradicionales, o de complicidad y aceptación, como la madre de Georgia fotografiada consolando a su hija, o los lugareños curiosos subidos a un banco. Cuando se refiere a su estilo de trabajo, a la necesidad de rigor, de no improvisar, de acercarse para transmitir la emoción de la situación o la vivencia de los sujetos, la fotógrafa manifiesta su experiencia pedagógica, hasta el punto de que sus entrevistas y conferencias pueden leerse también como una colección de consejos para fotógrafos que tratan de desarrollar un estilo.

El suyo ha evolucionado sin brusquedades en su recorrido por varios continentes, acompañado por la técnica analógica hasta la incorporación paulatina de la digital. Utiliza el color ocasionalmente, desde el reportaje de María Lionza, la diosa de los ojos de agua, culto que se celebra en Venezuela, en que la iluminación con velas crea una tonalidad que se perdería en blanco y negro; y naturalmente en la India, en el festival de Holi, donde la llegada del buen tiempo se celebra con una explosión de color en forma de polvos que se arrojan los participantes. En los últimos años afloran en sus reportajes destellos de erotismo; así, en el muy imitado Rituales en Haití, las expresiones demoníacas del trance coexisten con posturas y miradas espontáneamente eróticas, más deliberadas en The Burning Man, festival celebrado en el desierto de Nevada, en Estados Unidos, y un erotismo obvio en ese otro tipo de procesión que son los festivales eróticos, el proyecto que la ocupa en los últimos años.

cristina-garcia-rodero_burning-man
The Burning Man
Instituto Cervantes – El Rinconete

De fotografía y otros entusiasmos / Islas Georgia del Sur y Sandwich del Sur