Archivo de la etiqueta: Valencia

Mislata-Valencia, la calle más fea


Valencia, Comunidad Valenciana, Spain

Mislata-Valencia-calle-fea2

Acostumbrada al todo-diseño de Barcelona, no pueden dejar de llamarme la atención esas calles destartalades con las que tropiezo en mis paseos fotográficos. Estas calles y la plaza que aparecen en las imágenes se encuentran en la carretera de Mislata a Valencia. Mislata es, tengo entendido, la ciudad más densamente poblada de la provincia y parece que sólo recientemente se ha agilizado un plan de modernización… que no ha alcanzado aún a estas fincas. Pero unas banderolas de fiesta siempre alegran el paisaje.

Anuncios

“Blagas”: ¿hay relación entre la formación académica y el estatus profesional?


Mercadillo en Mislata, Valencia

Este puesto en el mercadillo de Mislata (Valencia) vendía “blagas”. Como los vendedores no eran chinos hay que deducir que se trataba de una falta de ortografía. Años atrás podíamos afirmar con alguna certeza que a mayor formación académica mayor sería el estatus socioprofesional. Pero ahora cabe presumir que el estatus profesional depende de factores no del todo racionalizables.

Supongamos que vendemos artículos robados. Se venden a un precio muy barato, los compran personas con escasos ingresos, a las que no les importa mucho la calidad de la lencería que gastan.  El Ayuntamiento cobra sus impuestos religiosamente… la poli encargada de artículos robados trabaja por otro lado. Este es el tipo de enseñanza que no se obtiene en ninguna academia.

Valencia, junio de 2012, Contaminación por los incendios forestales


Jardines del Turia bajo una densa capa de humo, causado por los incendios en la comarca
Estación de autobuses de Valencia

Torres de Quart envueltas en la densa capa de humo

Así estaba Valencia hace 15 días. No puedo incluir el olor a humo ni la sensación de la ceniza cayendo sobre nuestras cabezas. Fue el incendio más grave de la última década y, como siempre, pudo haberse evitado. El recuerdo del verano en Valencia estaba asociado desde siempre a los incendios forestales, casi siempre provocados por propietarios de tierras que esperaban venderlas para edificar y, según tengo entendido, hacer negocio, además, con la madera quemada. Súmense los recortes que impiden mantener los bosques limpios y tenemos, como bien saben quienes provocan el desastre, todos los ingredientes para un negocio sustancioso.
Siempre me pregunto si aún queda bosque por quemar y parece que queda. También hay que preguntarse por los efectos a largo plazo sobre la salud de  tal cantidad de humo en el aire.