Archivo de la etiqueta: Nikon D90

Yates de lujo en el Port Vell de Barcelona


yates-Dilbar1

yates-Dilbar2
Yate de lujo Dilbar en el Puerto de Barcelona, invierno 2017
yates-lujo
Port Vell, Barcelona, invierno 2017
madameGu1
Madame Gu, superyate de lujo, en el Puerto de Barcelona, invierno 2017

Para formarse una idea clara de la transformación de Barcelona en puerto de destino de megayates y millonarios rusos, chinos y jeques árabes bien pueden servir estas pocas imágenes. Los yates son espectaculares y pertenecen o han pertenecido a multimillonarios rusos. El Dilbar y el Madame Gu (el último) relucían de puro nuevos. Merece la pena buscar en google información sobre su diseño. Los aficionados  a las embarcaciones de superlujo tienen, además, datos de la ubicación y periplo de estas bellezas surcando -en invierno- el Mediterráneo.

Calaceite, 2012 – La farola que quería ser un ciprés


Ermita de San Cristóbal, Calaceite, Teruel – agosto 2012
Capilla ante la ermita de San Cristóbal, Calaceite, comarca del Matarraña, Teruel, agosto 2012
Calaceite, verano 2012
Escudo de Calaceite
Vista de la comarca del Matarraña desde Calaceite, verano 2012
Casas tradicionales restauradas, Calaceite, verano 2012
Vista de la ermita de San Cristóbal desde la Calle Alta

Valencia, junio de 2012, Contaminación por los incendios forestales


Jardines del Turia bajo una densa capa de humo, causado por los incendios en la comarca
Estación de autobuses de Valencia

Torres de Quart envueltas en la densa capa de humo

Así estaba Valencia hace 15 días. No puedo incluir el olor a humo ni la sensación de la ceniza cayendo sobre nuestras cabezas. Fue el incendio más grave de la última década y, como siempre, pudo haberse evitado. El recuerdo del verano en Valencia estaba asociado desde siempre a los incendios forestales, casi siempre provocados por propietarios de tierras que esperaban venderlas para edificar y, según tengo entendido, hacer negocio, además, con la madera quemada. Súmense los recortes que impiden mantener los bosques limpios y tenemos, como bien saben quienes provocan el desastre, todos los ingredientes para un negocio sustancioso.
Siempre me pregunto si aún queda bosque por quemar y parece que queda. También hay que preguntarse por los efectos a largo plazo sobre la salud de  tal cantidad de humo en el aire.