Archivo de la etiqueta: mujeres fotógrafas

Uno de mis blogs favoritos : 66squarefeet.blogspot.com


Cherry blossoms, New York City -copyright Marie Viljoen

66 Square Feet One Woman One Terrace Twelve Stations” es uno de mis blogs favoritos. Marie Viljoen, además de excelente fotógrafa, es especialista en jardinería, de modo que en su blog se encuentran comentarios sobre cómo convertir una pequeña terraza en un jardín, con su parte de huerto. He utilizado algunos de sus consejos y, como mi terraza es un poco más grande, ahí están las fresas y las plantas aromáticas ocupando cada vez más superficie. Encontré su blog por casualidad a través de otro que se dedica a la decoración, una de mis aficiones favoritas, Apartment Therapy. El post en cuestión hablaba de terrazas, en Brooklyn, y las imágenes eran tan estupendas y además salía un gato negro, que despertó mi curiosidad. En definitiva, hace unos años que sigo los blogs de la pareja –Marie Viljoen, es originaria de Sudáfrica–, a su marido, el francés, extraordinario fotógrafo también, con una auténtica pasión por el submarinismo, Vincent Mounier, y la estrella de la casa, el gato Don Estorbo de la Bodega Dominicana. El blog de Don Estorbo –Estorbie o Estorbito para los very friends— es un antidepresivo fulminante. Habla español e inglés, muy sui generis, pero digno de leerse.

Don Estorbo recuerda en cada uno de sus gestos a sus ancestros: los grandes felinos africanos. Foto de M. Viljoen

Anuncios

María Zambrano en La Habana -(Viajeras a La Habana)


Foto: Pilar Aymerich
«La Habana vuelve a surgir en su itinerario emocional: “Como un secreto de un viejísimo, ancestral amor, me hirió Cuba con su presencia en fecha ya un poco alejada. Amor tan primitivo que aún más que amor convendría llamar “apego”. Carnal apego, temperatura, peso, correspondiente a la más íntima resistencia; respuesta física, y por tanto sagrada, a una sed largo tiempo contenida. No la imagine, no la viviente abstracción de la palma y su contorno, ni el modo de estar en el espacio de las personas y las cosas, sino su sombra, su peso secreto, su cifra de realidad, fue lo que me hizo creer recordar que la había ya vivido”.»
[…]
«El interés de María Zambrano por la historia de las mujeres tiene que ver con su particular punto de vista. La historia, las historias, sólo ponen de relieve lo considerado trascendente y dejan en la oscuridad la vida cotidiana, la que “transcurre sin estridencias”, donde se han movido más intensamente las mujeres a lo largo de la historia. María Zambrano ya lo había advertido “… iré [a La Habana] a hablar como a mí misma, como a lo mejor de mí misma”. No se puede escindir lo personal, la experiencia personal, de la experiencia histórica, no es elegible “la una o la otra, no se puede escindir ‘lo humano’ de la vida, en dos bloques de tiempo separado”. Frente a una historia que da relevancia a la heroicidad, a menudo sustentada en la guerra, la muerte y la “pérdida”, María Zambrano propone la “historia de la esperanza” como vía de análisis para la interpretación histórica.
»María Zambrano ha aprendido historia “viendo pasar las nubes. Pues el tiempo pasado por el cielo es la primera lección de historia y quien no haya visto… las nubes que marchan lentas hacia el horizonte, no podrá nunca tener conocimiento de lo histórico”.
Texto de Isabel Segura y fotografías de Pilar Aymerich Editorial Meteora – 2008 Barcelona 1ª ed.