Archivo de la etiqueta: humor y pitorreo

Quel tango infame…


ultimo-tango-a-parigi-1972 poster
el clásico de Bernardo Bertolucci con Maria Schneider y Marlon Brando

…bueno, creo que tenemos ganas de otro tango… un tango sacrílego para nosotros los cinéfilos, pero, ay, tan hilarante cuando te acuerdas de las películas de sábado por la tarde.
Peccato por la música de Gato Barbieri!!

Lo que empieza como drama se repite como parodia…
…sobre todo cuando se trata de Italia y de su humor proletario. La prisa que se dieron en Italia para armar una parodia del Brando más intenso. En un año ya tenían el bis, Ultimo tango a Zagarol. Parece que llegó a ser muy apreciada por… no te lo pierdas, ¡¡F.F. Coppola y Robert de Niro!!

Si yo fuera programadora de la Filmoteca, organizaría un ciclo que presentara una película famosa junto a sus parodias, imitaciones y plagios… Ideal para Navidades. Las carcajadas son buenas contra el frío. Ahí lo dejo 😉

En una página italiana dedicada a la historia de la época dorada de su cine he encontrado esta joya:

ultimo-tango-a-zagarol-1973

Anuncios

Mi nombre es impostura, im-postura (I) Amy Martin


irene-1-
Ese vestido, ese anillo, esa manicura: estamos en la Feria de las Vanidades

Regreso de la playa y estoy preocupada… no encuentro a mi gato. Pero oigo su voz que llega de un lugar indeterminado recitando lo que a mis oídos –acariciados durante una semana por las olas del mar valenciano ;-) — suena a un mantra: “Mi nombre es impostura, im-postura, im-pos-tu-ra”… Es terrorífico.

Te-rro-rí-fi-co…

“Mi nombre es impostura, im-postura, im-pos-tu-ra. Mi  nombre es impostura, im-postura, im-pos-tu-ra”.
Ay, esta mente joven aún sin formar no debería leer los periódicos, que van llenos de desfalcos, muerte y corrupción (en orden aleatorio).

Puedo explicarle lo de Bárcenas (codicia y avaricia), lo de Aznar (envidia y vanidad), lo de Urdangarín (codicia, avaricia, vanidad, lujuria, pereza, soberbia)… pues tengo toda la obra de Shakespeare de mi lado… y a Balzac, y a Proust, y a los rusos (los escritores, digo). Y el código penal.

pero ¿cómo cojones le explico lo de Amy Martin?
¿cómo le explico la entrevista que ha dado y ha publicado el Vanity Fair España?
¿cómo le explico a esta tierna criatura el conjunto de conceptos incluidos en la expresión “declive y caída del periodismo de investigación”? Kapuscinsky no me sirve (dicen que se inventó y aderezó con ficción de su cosecha buena parte de sus estupendas y admirables crónicas).
¿Cómo alerto a este gato, permeable a todas las  influencias, de lo tramposo que resulta el fenómeno “Auge y caída de una femme fatale”, subtitulado: “Españolas en Manhattan”? ¿Cómo le explico la estrategia “la mejor defensa es un buen ataque” (sin que la lección se vuelva contra mí)?

¿Cómo?

¡Cómo!

Por Dios, decidme: ¿Cómo se lo explico?

Porque esto ha de tener una -¡UNA! ¡SIQUIERA UNA!– explicación…

Continuará…