Fidel contra el huracán


huracán Iván – 2004 copy: http://www.rescate.com/ivan.html

Vuelvo a publicar este artículo sin las coletillas que alguien sin criterio coló en la revista Culturas de La Vanguardia.

El Charlie había dejado este verano en Cuba un rastro de devastación del que en septiembre todavía no se habían recuperado las calles, las infraestructuras ni los ánimos. De modo que cuando se avisó de la llegada del Iván, un ciclón de fuerza 5, la máxima, con vientos huracanados de más de 200 km por hora, toda Cuba se prestó a seguir las indicaciones de las autoridades… militares, por supuesto. Se esperaba al “fenómeno” para el domingo y ya el viernes se veía por toda La Habana descolgar farolas y letreros, a gente cargando tablones para cegar puertas y ventanas y a los pescadores retirando los barcos de la bahía, a todos haciendo acopio de sacos de arroz y ello con una mezcla de indolencia caribeña y disciplina comunista. Los turistas de “todo incluido” eran trasladados a Varadero y otras zonas de la isla con edificaciones sólidas… y quien conozca La Habana Vieja y Centro Habana sabe en qué estado de ruina están las casas, qué desabastecidos los agromercados, qué largas las colas para recoger el pan con cartilla de racionamiento, qué resignada la actitud del que sabe que por quejarse puede ir preso y qué melosos los habaneros para sacarle los dólares al turista.

Fidel a todas horas. . Él lo es todo: meteorólogo y comentarista, gran jefe y gran padre, estadista, historiador, todos los papeles y todos los símbolos se resumen en él. Y no son los expertos meteorólogos, que ofrecen datos de la trayectoria del Iván, no la pareja de maduros presentadores del Sistema Informativo de la televisón cubana, no: es Fidel quien demuestra su ingente conocimiento del fenomenal enemigo que avanza decidido a arrasar la isla. Y sólo esa amenaza de devastación total explica la presencia de Fidel en primera línea de frente, el repaso exhaustivo de los principales ciclones de 1926 y 1944 con sus muertos y los encomiables planes de evacuación y abastecimiento hoy en vigor. La Mesa Redonda emitida por televisión escenifica las horas “en capilla” previas a la batalla del Comandante, acompañado de sus leales, contra el Gran Mal. Si Charlie le llegó a Fidel como, según dijo, “regalo de cumpleaños”, Iván pone a prueba la capacidad de resistencia y recuperación del pueblo cubano, resistencia heroica en honor del líder y Jefe de la Revolución. La información acompañada de gráficos, objetiva y reiterada, servida por el especialista, tiene un segundo plano simbólico expreso en la presencia de Fidel. Al evocar anteriores catástrofes y la magra ayuda estadounidense, orgullosamente rechazada, se transmite un temor no formulado a desaparecer del mapa, como ya lo han hecho la URSS, la Yugoslavia de Tito y el bloque comunista europeo. , clama.

El lenguaje personal, suelto es exclusiva de Fidel: sus bromas son muchas veces de una crueldad pasmosa, como cuando llama a los pinareños, habituales víctimas de inundaciones, “propietarios de todos los ciclones”. Se presenta de improviso en el lugar amenazado, las autoridades le reciben con alborozo, departe con el pueblo. La cronista ensalza: intenso, llegó una vez más mucho antes que un huracán>. Está claro que el huracán es él. Las pantallas muestran a empleados sonrientes talando árboles, despejando carreteras, a estudiantes reclutados para acelerar la cosecha de frutos estratégicos, o conduciendo a la población a refugios seguros, una estética de los primeros sóviets que los funcionarios cubanos miman con involuntaria socarronería.

Pero los dioses están con Cuba y el Iván se desvía, rumbo al Yucatán, tocando sólo la provincia de Pinar del Río. Una vez más, no hay que lamentar una sola víctima. Vuelve la normalidad, sólo la lluvia, el fleco del paso del “meteoro”, da fe de la amenaza. Los presentadores respiran, agotados; llega el momento de hacer balance. Existe voluntad política para evitar la catástrofe, resume comedido el meteorólogo. Pero todos los triunfos son del comandante. Una entusiasta compañera resume lo vivido en una crónica leída por televisión: .


Y el viejo gladiador sueña que la Historia lo absolverá.

María José Furió – La Vanguardia, España, 6 de octubre de 2004.

Anuncios

Strangers, sobre el conflicto entre Israel y Palestina



Avital Invar, traductor y escritor israelí, al que conocí en abril en Arles (¡aún me esperan los toros de la Camargue!), me ha enviado este enlace a un cortometraje rodado en el metro de París.

AN EXCELLENT SHORT FILM

de Erez Tadmor y Guy Nattiv, producida por la Fox Researchlab

Sin diálogos, solo las voces de la locutora del metro que anuncia el nombre de las estaciones. Dentro del vagón, un chico palestino está leyendo un periódico árabe, entra un israelí de su edad y al ver el periódico le enseña como quien no quiere la cosa la estrella de David que lleva colgada del cuello. Una provocación a la que el palestino no responde y la tensión no llega a más porque aparecen una banda de simpáticos neonazis, talluditos y con cara de ceporro… Supongo que es uno más de los infinitos planteamientos más o menos idílicos de una posible reconciliación entre palestinos y judíos.

Me ha gustado mucho el partido que le sacan a las voces de la banda sonora, esa voz repitiendo garbage, garbage,

MSF alerta de las brutales condiciones en que miles de somalíes y etíopes huyen en patera hacia Yemen


© MSF

Este es el tipo de noticia del que apenas se hacen eco los diarios españoles porque habitualmente se ciñen a las áreas de interés estratégico de nuestro país. Médicos Sin Fronteras relata en su informe que el fenómeno de las pateras no se limita al área mediterránea y europea. Colaboré y trabajé con MSF desde 1994 a 1998 y su trabajo me parece el más defendible todavía.

“Miles de somalíes y etíopes arriesgan la vida cada año al cruzar el Golfo de Adén, huyendo del conflicto y la extrema pobreza en sus países. Realizan el viaje en condiciones brutales, expuestos a la violencia de los traficantes y sin recibir apenas auxilio a su llegada a Yemen. Con la presentación del informe Sin otra opción, en el que se documenta las dramáticas condiciones del viaje, Médicos sin Fronteras (MSF) reclama un incremento de la asistencia a los miles de refugiados, solicitantes de asilo y migrantes que se ven abocados a esta salida desesperada. “

Como hámsters rabiosos en una jaula demasiado pequeña


Así estarán los catalanes cuando el ínclito Carod-Rovira proclame la independencia del països catalans.

Vale la pena ver cómo los catalanes despotrican de otros catalanes.

Un antídoto para el veneno en forma de versos:
éstos:

si fos Amor substança rahonable
e que.s trobàs de senyoria ceptre,
béns guardonant e punint los demèrits,
entre.ells mellors sols me trobara fènix.

Ausiàs March, XVIII

De fotografía y otros entusiasmos / Islas Georgia del Sur y Sandwich del Sur