Archivo de la categoría: María José Furió

Caixaforum Barcelona, Fundación Mies Van der Rohe


mies-vander-rohe-1
Reflejos

Fundación Mies van der Rohe, Barcelona, agosto 2015

mies-vander-rohe-3
Turista de arte
mies-vander-rohe-2
Fundación Mies van der Rohe, Barcelona
caixaforum-domingo-15
Modernidad y modernismo
caixaforum-domingo-15-2
Entrada al Caixaforum de Barcelona

Caixaforum, Barcelona, agosto 2015

Anuncios

Jose Luis Rendueles, poeta de Asturias, lector


Playa de El Saler, Valencia
José Luis Rendueles (Gijón, 1972), uno de los lectores que se asoma a este blog, es poeta. Empezó publicando en castellano pero en los últimos años se ha decantado por crear en lengua asturiana. Basta leer alguno de los poemas que recoge en Alcordanza para entender qué busca Rendueles y adónde le lleva su lengua materna.

Sobre su biografía, la Wikipedia explica tan poco, pero tan significativo, como esto: “Fue uno de los fundadores del grupo poético Cartafueyu, y también el editor del fanzine Parsifal, dedicado a la literatura fantástica, entre 1990 y 1995, en el que publicarían sus primeros relatos gente como Ricardo Menéndez Salmón, Félix J. Palma o Rodolfo Martinez.” Contiene mucha más información sobre José Luis Rendueles su blog y sus intervenciones enigmáticas en Facebook.

Me ha enviado su poemario Ultrajes (1999). Pronto habrá por aquí un apunte.
Como tenía curiosidad por leer La mentira, le envié un ejemplar que rondaba por algún estante. Me alegró que le gustara.
Esto escribió el 15 de este mes en su blog La paciencia del caracol: Collecha d’abluques diarios

Toi lleendo un llibru d’esos que van “na busca de la escelencia”

La prosa ye impecable, talmente paez que l’autor ye un funambulista que salta d’una imaxe a otra, ensin rede debaxo. Y hai vegaes nes qu’hasta eso-y paez poco y da un saltu mortal pel medio. Tien valor, cuando debaxo nun hai nada.

Y a min qu’estos llibros con tanta pirotecnia échenme un poco p’atrás, que los que más me presten son esos nos que la hestoria flui por sigo mesma y la técnica ye invisible: ta ehí pero nun te saca del testu. Parafraseando a Ortega y Gasset, podríamos dicir que la claridá ye la cortesía del escritor.

Y como nun me ta gustando un res, nun digo nin títulu nin autor. El que lo quiera saber que quede conmigo pa tomar una caña, que nun fago publicidá gratis namás de lo que me presta.

Un exemplu de lo que pa min ye un mui bon llibru ye “La Mentira”, la primer y única novela de María José Furió (ye del añu 97 y vais sudar tinta pa encontrala, aviso, que yo inténtelo enantes). Una mirada a la infancia y la mocedá dura ya intelixente, y que pasa de dees, como nun queriendo molestar a naide, polo qu’otros contaríen entafarraos hasta riba. Elegancia, se llama eso, y saber tar. Hai muncha lliteratura nestes 165 páxines, y sobre too hai un pulsu firme y una mirada que sabe contanos les coses, parar cuando fai falta y entainar onde quier. Hai verdá (a pesar del títulu) y Talentu, pallabra cola que munchos enllenen la boca y del que tan poco vemos.

http://joseluisrendueles.wordpress.com/2009/06/15/de-lliteratura-y-mentires/

Renacimiento – 61-62 Año 2008


Acaba de salir del horno el número doble 61-62 de la revista Renacimiento, que dirige el escritor Fernando Iwasaki. Fernando argumenta en el editorial en defensa del texto escrito sobre la proliferación rizomática del mundo digital, con páginas personales y blogs de dudosa calidad (¿incluido éste, Fernando?). La cocción de la revista es lenta y suele demorarse su aparición. Pero por encima de la increíble sorpresa de ver mi nombre en portada, lo que me gusta de Renacimiento es un nosequé de exuberancia andaluza que impregna la concepción de la revista. La poesía por encima del intelecto. La poesía por encima de la disquisición política. Y la diversidad de orígenes y estilos por encima de la uniformidad.

Junto con los relatos, poemas y artículos sobre materia literaria, me interesa siempre el EXPURGATORIO, con una gavilla de reseñas de títulos que no se quedan en la actualidad ni en las editoriales de grupos trasnacionales. Me ha llamado la atención, por la seguridad de su voz, el relato de Mercedes Betrán, Shere-Sade. Tal vez no se entienda a botepronto, pero hace un ingenioso juego de palabras entre Shere Hite, la feminista, y Sade y sus prácticas de dominación. Me ha sorprendido también, como feliz resumen de nuestra época, el poema de Jon Juaristi que abre la revista, Ligero de equipaje.

Lleva mi relato La noche boca arriba y un largo artículo dedicado a la obra de Alan Pauls, y con más detalle a La historia del llanto.

http://www.libreriarenacimiento.com/

Advertencia para lectores ingenuos y viejos zorros…


Tamara Dobson en Cleopatra Jones
Al igual que el de WordPress, este blog no cuenta mi vida, sino que es en prácticamente el 90 por 100 de las “confesiones personales” parodia de los blogs confesionales, intensos, literarios, con voluntad de verdad.
Daniel Canogar, artista, hace un comentario muy interesante en ¿Soñarán los androides con cámaras fotográficas? sobre la proliferación de blogs personales, a los que califica de manera acertada como “delirios del yo”.

Si yo fuera el lector, no apostaría mi dinero por la verdad biográfica de este blog.

El poeta José Ángel Cilleruelo comenta mi novela "La mentira"


Portada de mi novela. Diseño con anilinas de una foto
de mi madre ( tomada en la Costa Azul en 1961), por Jordi Sàbat


Tremenda sorpresa me ha producido encontrar el comentario del poeta José Ángel Cilleruelo a mi novela, La mentira, publicada nada menos que hace once años por la editorial Mondadori.

Que el comentario venga de un poeta y que su lectura no haya sido dictada por el impulso de la “rabiosa actualidad” le da mucho más valor.

Dice José Ángel Cilleruelo en su blog, El visir de Abisinia:

  • lunes 8 de septiembre de 2008

    Encuentro en el cajón de los libros faltos de cariño La mentira. Se publicó, veo, en 1997. Su autora reside en mi ciudad y posiblemente estudiamos en la misma facultad, los mismos años. Pero carezco de noticias suyas. Nada más llegar a casa abro la novela: los primeros capítulos, breves, ya me dejan boquiabierto; luego la historia me absorbe. María José Furió emprende un viaje sin concesiones a ese territorio fronterizo del final de la infancia e inicio de la adolescencia. Una prosa precisa, envolvente, sin concesiones al infantilismo, a la que le gusta tanto mostrar la trama como esconderla.


En 1997, Mondadori, a punto de convetirse en multinacional, no hizo ninguna publicidad de la novela y, creo que con buena intención, Claudio López Lamadrid prefirió organizar una comida con los periodistas de los principales diarios. Sin duda pensó que se trata de una novela que cobra sentido en las distancias cortas. Claudio no sabía que yo llevaba dos años de vida tan a-normal que aquello me forzaba a un protagonismo para el que no tenía palabras. (Ni casi cuerpo, pues estaba hecha un espárrago.)

Recuerdo muy bien que entre los asistentes estaba Alex Salmon, de El Mundo, hoy encumbrado como subdirector del diario y haciendo gala de un acendrado ideario de derechas. Pese a eso, me cayó muy bien y es el tipo de persona con quien muy difícilmente estaré de acuerdo pero más difícilmente aún me liaría a tortazos. Su diario no se hizo eco de la presentación, como tampoco lo hizo El País, que vino representado por Moret, periodista y escritor de viajes. Creo que Moret vino convenientemente aleccionado en mi contra por Mónica Martín, así que no me sorprendió nada que la comida no le animara a escribir en pro de mi pobre novela. El resto de diarios, excepto el Avui, para quien firmaba una periodista muy joven nada tonta, vino representado por pesos muy ligeros, que parecían trabajar a destajo y preguntaron cosas tan absurdas y peregrinas como ¿cuánto has tardado en escribir la novela? Presentó I. Vidal-Folch y recuerdo igual de bien que las notas de prensa ni lo mencionaron, eso que era un escritor reconocido con una novela aún caliente en Anagrama. En realidad, en aquella comida quedó escenificado el cambio de estatuto del escritor, del editor y de los periodistas culturales. Pero ¿podía saberlo yo?


De aquel año lo mejor fue la noche previa a la presentación del libro.