Archivo de la categoría: José Luis Rendueles

Artificios, de ULTRAJES — José Luis Rendueles


Gijón

Las grandes ausencias de mi vida me acompañan siempre.
Cristina
Entrialgo

Ya desde el principio, golpe de luz,
intentamos sustituir nuestras pérdidas
con sucedáneos,
cambiamos seguridad
por oxígeno y llanto.

Lo que primero aprendemos
lo recordaremos siempre,
procuraremos luego olvidar lo perdido,
recordarlo como si nos fuese ajeno.
Y surgirán fallas
en la tersa superficie de la memoria,
y las intentaremos suturar
mediante primarios artificios que emerjan
de lo más profundo de nuestro interior
para ocupar el lugar de los auténticos recuerdos,
como si
buscásemos huir de lo que somos,
escondernos de nosotros mismos.
Y algunos de esos artificios
serán tan nuestros desde hace tanto,
tan elaborados y con tantos detalles
que no podemos
considerarlos falsos,
parte ya de nuestro vacío.
Más que creer,
interiorizamos ausencias.
Abrazados a mentiras que dicen la verdad
continuamos fieles
a nuestros principios.


Transcribo aquí uno de los poemas que me ha gustado especialmente del poemario ULTRAJES (Acuarela Libros, 1999), que José Luis Rendueles me envió por correo. Poemas jóvenes, con la gravedad de la juventud, y que perduran con su verdad cargada de escepticismo y alerta.

Jose Luis Rendueles, poeta de Asturias, lector


Playa de El Saler, Valencia
José Luis Rendueles (Gijón, 1972), uno de los lectores que se asoma a este blog, es poeta. Empezó publicando en castellano pero en los últimos años se ha decantado por crear en lengua asturiana. Basta leer alguno de los poemas que recoge en Alcordanza para entender qué busca Rendueles y adónde le lleva su lengua materna.

Sobre su biografía, la Wikipedia explica tan poco, pero tan significativo, como esto: “Fue uno de los fundadores del grupo poético Cartafueyu, y también el editor del fanzine Parsifal, dedicado a la literatura fantástica, entre 1990 y 1995, en el que publicarían sus primeros relatos gente como Ricardo Menéndez Salmón, Félix J. Palma o Rodolfo Martinez.” Contiene mucha más información sobre José Luis Rendueles su blog y sus intervenciones enigmáticas en Facebook.

Me ha enviado su poemario Ultrajes (1999). Pronto habrá por aquí un apunte.
Como tenía curiosidad por leer La mentira, le envié un ejemplar que rondaba por algún estante. Me alegró que le gustara.
Esto escribió el 15 de este mes en su blog La paciencia del caracol: Collecha d’abluques diarios

Toi lleendo un llibru d’esos que van “na busca de la escelencia”

La prosa ye impecable, talmente paez que l’autor ye un funambulista que salta d’una imaxe a otra, ensin rede debaxo. Y hai vegaes nes qu’hasta eso-y paez poco y da un saltu mortal pel medio. Tien valor, cuando debaxo nun hai nada.

Y a min qu’estos llibros con tanta pirotecnia échenme un poco p’atrás, que los que más me presten son esos nos que la hestoria flui por sigo mesma y la técnica ye invisible: ta ehí pero nun te saca del testu. Parafraseando a Ortega y Gasset, podríamos dicir que la claridá ye la cortesía del escritor.

Y como nun me ta gustando un res, nun digo nin títulu nin autor. El que lo quiera saber que quede conmigo pa tomar una caña, que nun fago publicidá gratis namás de lo que me presta.

Un exemplu de lo que pa min ye un mui bon llibru ye “La Mentira”, la primer y única novela de María José Furió (ye del añu 97 y vais sudar tinta pa encontrala, aviso, que yo inténtelo enantes). Una mirada a la infancia y la mocedá dura ya intelixente, y que pasa de dees, como nun queriendo molestar a naide, polo qu’otros contaríen entafarraos hasta riba. Elegancia, se llama eso, y saber tar. Hai muncha lliteratura nestes 165 páxines, y sobre too hai un pulsu firme y una mirada que sabe contanos les coses, parar cuando fai falta y entainar onde quier. Hai verdá (a pesar del títulu) y Talentu, pallabra cola que munchos enllenen la boca y del que tan poco vemos.

http://joseluisrendueles.wordpress.com/2009/06/15/de-lliteratura-y-mentires/

Dedicado a…


La entrada de Si yo fuera detective va dedicada a José Luis Rendueles, poeta de Asturias, que se ha sacado la máscara y se ha descubierto como asiduo visitante de este blog. Muy contenta de tener este tipo de lectores y de estos inesperados caminos que se abren… Pero, sobre todo, muy ufana porque se ha cumplido una idea mía digna de Ross MacDonald: todos los misterios se resuelven por sí solos, basta con dejar algo de tiempo…

He viajado a Egipto, a Argelia y hasta a Cuba pero de España conozco solo la mitad este… Un día tengo que ponerle remedio.