Archivo de la categoría: cine documental

Cine de fotógrafos, de Margarita Ledo


Depardon jeune noir et blanc
Raymond Depardon, cámara en mano durante unos disturbios (¿en Francia?)

Dijo el cineasta Jean Luc Godard: “La foto es la verdad; el cine, la verdad veinticuatro veces por segundo”. Esta frase tan molona y tan profunda a la vez puede animar a muchos fotógrafos a dar el paso de la fotografía al vídeo y volver sin muchos remordimientos, justo cuando las cámaras fotográficas ofrecen ya la posibilidad de grabar el movimiento.

gustavo gili cine fotografos portada

Cine de fotógrafos es un ensayo sobre el cine documental realizado por algunos significativos fotógrafos como Paul Strand, William Klein, Joris Ivens, Van der Kauken o a Raymond Depardon. Concebido para teóricos de la fotografía antes que para fotógrafos, éstos pueden sacar provecho de las reflexiones de los cineastas o “autores con dos cámaras”, en su búsqueda reflexiva de un modo distinto de estar en presencia de la imagen en movimiento.

Como es costumbre en los textos de Margarita Ledo –catedrática de Comunicación Audiovisual, pionera en introducir los estudios de Fotoperiodismo en la universidad y directora a su vez de cine documental–, no es una lectura fácil porque a la complejidad de las ideas que aporta se suma su voluntad de estilo de escritura, donde la gramática no sale del todo bien parada. Sin embargo, todos los capítulos, y especialmente los que se refieren a William Klein, a Depardon y a la invención del neorrealismo contienen ideas plenamente actuales para fotógrafos que pretendan explorar fórmulas más personales escapando de lo que reclama el mercado o la moda.

raymond-depardon-berlin 1989
Raymond Depardon: 11 de Noviembre de 1989, caída del muro de Berlín.      Magnum Photos.

Editorial  Gustavo Gili FotoGGrafía, 264 páginas
Reseña adaptada de la publicada en la web de Upifc el 11-2-2009

La sal de la tierra, Sebastiao Salgado por Wim Wenders


Dudaba si subir este video, pues no sé cómo funciona el asunto del copyright, pero viendo que ya está por casi todas partes, me atrevo a hacerlo. Subtítulos en español

Poco que añadir a lo que se ha dicho de este excelente documental sobre uno de los más interesantes y logrados fotoperiodistas contemporáneos.Hay que conocer el contexto de cada reportaje para valorar adecuadamente el resultado. Una suerte haber podido asistir a alguna de sus conferencias –muchos años ha en la vieja sede de la Caixa-, y ahora entender el trasfondo de algunos de sus reportajes, tanto el de los buscadores de oro, en que los hombres se esclavizan a sí mismos por arrancar algo de esperanza económica de la tierra, o el efecto que tuvo en su ánimo y en su salud el genocidio de Rwanda. Su manera de renacer es un ejemplo, sin olvidar el detalle, en el que Wenders se detiene poco, probablemente por no alargar el metraje, de la investigación previa a cada gran reportaje llevada a cabo con su mujer.

La suya fue, ay, una maravillosa época para arrancar y darle al fotorreportaje el peso que hoy tiene y que, por muchos agoreros que se manifiesten en otro sentido, no va a desaparecer.

Richard Avedon Darkness & Light


 

Interesante documental dedicado a Richard Avedon. En inglés, no sé si los subtítulos al español son buenos. Me ha gustado mucho cómo el sustrato de sus experiencias familiares influyó en su manera de observar a las personas.

Me gustaría creer que hoy pueden surgir fotógrafos como él, que en medio de una estructura comercial saben mantener su condición de artistas y pensar hasta el final como artista. Gran época. La gran noticia es que se revitaliza la pasión por el negativo. En la sección de Cultura de hoy, El país publica un artículo dedicado a este revival, y según veo a mi alrededor es verdad: en las Fiestas de Gracia de este año he visto a varios turistas jóvenes tomando fotos con cámaras analógicas.

¡Bien! porque me han regalado veinte o treinta carretes de Ektachrome color 320 Asa T, caducados, ¡de 1997! y me gustaría probarlos en la Nikon Fe y en la F801-s y ensayar el famoso revelado “proceso cruzado” del que se hacen lenguas los lomógrafos. Hay también varios carretes de 160T, pero parece que son para cámaras de medio formato 😦

kodak 160 Tungsteno
diapos de paso universal
Ektachrome 160T
¿para medio formato?

Guardar

La maleta mexicana, de Trisha Ziff, memoria fotográfica de la guerra civil española, en El Rinconete


El Rinconete del Instituto Cervante virtual

El hallazgo en 2007 de la maleta que contenía las cajas con los más de cuatro mil negativos que tres míticos y mitificados fotógrafos extranjeros (Robert Capa, Gerda Taro y David Szymin Seymour, Chim) tomaron durante la guerra civil española causó un fuerte impacto por el valor histórico de un testimonio gráfico que se daba por perdido. Los fotogramas recogen escenas inéditas de los combates, retratos de figuras célebres como la Pasionaria, el general Líster, etc., además de documentar el paso de los exiliados republicanos por el campo de refugiados de Argelès-sur-Mer (Francia). El gran público internacional ha conocido ya las fotografías en exposiciones y en libros publicados en diferentes idiomas.

La película (2011) de Trisha Ziff reconstruye el itinerario y localización de la maleta, la personalidad de los carismáticos fotógrafos, incluida la muerte de Taro en un desgraciado accidente en Brunete en 1937, y el destino de algunos de los exiliados españoles en México, cuya llegada al puerto de Veracruz en 1939 es uno de los reportajes más interesantes realizados por Chim Seymour. Como se sabe, el presidente Lázaro Cárdenas (1934-1940) facilitó la acogida de los republicanos españoles y México se convirtió en refugio y hogar para alrededor de treinta mil exiliados, entre ellos un nutrido número de intelectuales, científicos, escritores y, naturalmente, políticos.

Estructurada en forma de entrevistas a expertos en fotografía o en la guerra civil española y a personas ligadas con los acontecimientos —el cineasta Ben Tarver, que encontró la maleta; la nieta de Francisco Aguilar González, embajador de México en Francia, quien la guardó en un rincón de su casa durante décadas—, el documental tiene el acierto de ir más allá de la elegía y del homenaje a los tres jóvenes pioneros de la fotografía bélica para mostrar la pervivencia de la herida dejada por el exilio y la derrota.

Al margen de la aventura de la maleta y de su contenido, el documental evoca el problema de la gestión de la memoria histórica y el archivo, que en España continúa pendiente como resultado del llamado «pacto por el olvido» impuesto desde la restauración de la democracia parlamentaria a la muerte del general Franco. Dentro de esta línea de reflexión se explican las imágenes con que abre la película: la exhumación de los restos de los civiles desaparecidos durante la guerra que yacen sin identificar en cunetas y terrenos próximos a las zonas de combate, donde fueron ajusticiados por los insurrectos. Afirman los estudios sobre memoria histórica que en estas circunstancias el «documento» es ese resto humano, que sirve para enriquecer el relato de la guerra. Los nietos de los desaparecidos son, en los últimos años, quienes en buena medida han asumido la tarea de encontrar a sus parientes, acuciados, afirman, tanto por la necesidad de completar un vacío dentro de la historia familiar como por equilibrar los pesos en el relato de la contienda española.

Entre los testimonios que hablan a la cámara de Ziff destaca, en mi opinión, el del fotógrafo Pedro Meyer por apartarse de la lectura emotiva y entusiasmada del resto de testimonios. Al descubrimiento, limpieza, escaneado, edición, selección y positivado de los negativos han seguido las exposiciones en la sede del Centro Internacional de Fotografía de Nueva York y posteriormente en los principales museos para un público internacional según un criterio determinado en Estados Unidos. Meyer discute que sea el CIF, o la sede de Magnum o de cualquier agencia que represente a un fotógrafo emblemático ya fallecido, el depósito de un material de relevancia histórica en otro país. Argumenta que «en los centros de poder en Nueva York, París, Londres, creen que en el resto del mundo no ocurre nada importante […] Tal es así que saquean al resto del mundo para llenar sus museos. No piensan dejar las cosas en sus sitios para compartir, sino que saquean». Reivindica entonces el depósito en México de copias del hallazgo, pues en definitiva la historia de la maleta y su contenido forman parte indisoluble del vínculo del país americano con la guerra civil española y su posguerra.

Al margen de controversias, tanto el documento de los negativos de Capa, Taro y Seymour, como la tarea aún inacabada de localizar a los desaparecidos y esclarecer las circunstancias de sus ejecuciones confirman que la narración de la guerra civil española no ha concluido.