Archivo de la categoría: blanco y negro

“La notte”, de Michelangelo Antonioni, escenas con lluvia


He vuelto a ver hace poco La notte, de Michelangelo Antonioni, un clásico del cine italiano de los años 60.  Relata el fracaso de un matrimonio de la burguesía milanesa; recorre varios escenarios donde se exhibe el tedio de la mujer, Jeanne Moreau. En Ascensor para el cadalso y Los amantes, las dos de Louis Malle, la actriz francesa ya había encarnado esta figura icónica de la década.

Esta vez me ha llamado sobremanera la atención cómo aprovecha Antonioni los valores dramáticos de la fotografía en blanco y negro. Personajes que, supuestamente, se divierten con frivolidad en fiestas y encuentros sociales –pero ¿qué otra cosa se puede hacer en la fiesta de un acaudalado empresario, además de establecer contactos lucrativos para un futuro próximo?– y que buscan con denuedo un sentimiento intenso de conexión con la vida, con otros hombres o mujeres. La escena de arriba nos parece hoy pueril; supongo que las drogas euforizantes no circulaban entonces con tanta alegría.

Me gustó mucho esta escena, donde Jeanne Moreau y su flirt charlan encerrados en el auto de él, un deportivo de lujo que da indicio del nivel económico del personaje–. Pensé en lo que debió de disfrutar el fotógrafo del rodaje con estos movimientos de cámara, la lluvia que disuelve las caras vistas a través del cristal… En una película que reserva para el final la apoteosis de las palabras, esta escena silencia el diálogo, le basta con retratar las expresiones para sugerir que la mujer puede hallar una oportunidad de revitalizarse.
La fotografía de la película es de Gianni di Venanzo, que murió con apenas cuarenta y cinco años, después de haber colaborado con lo más granado del cine italiano, desde Luchino Visconti a Roberto Rossellini, de M. Antonioni a Vittorio De Sica, de Federico Fellini a Francesco Rosi. Caramba, ¿no?

Voy a buscar más información sobre él…

 

Anuncios

Richard Avedon, Padre en la playa


Richard Avedon - Padre en la playa

Santa Monica Beach #04, September 30, 1963. Photograph by Richard Avedon

Hoy se celebra en América el Día del Padre y encuentro, en un reportaje que le dedicó The New Yorker, esta fotografía de Richard Avedon, mi favorita entre todas las suyas. Tiene todo lo que me gusta de la fotografía analógica en blanco y negro. Captura el instante, el grano del revelado, la expresión adivinada del niño, las luces y la composición.

Empieza el verano…

Retrato de un mantero que no quiere vender nada


mantero-bn

La fotografía original es en color pero pedía a gritos un tratamiento en blanco y negro. Rudimentario pero se mantiene la expresión del chico, que me atrajo en medio del barullo dominguero de manteros y yates (¡ay, Barcelona!).
Me gustó su cara, su pose, me gustó su actitud, me gustó que cuando terminé de hacer la foto –se dio cuenta de que la estaba haciendo– me miró con una sonrisa breve como diciendo por mí está bien. Y por mí también.

Muchas, muchas ganas de volver a la analógica con carrete y demás. Tengo la impresión de que para captar expresiones en la calle que digan algo real, algo distinto, hay que atreverse a buscar por aquí.