Retrato de un mantero que no quiere vender nada


mantero-bn

La fotografía original es en color pero pedía a gritos un tratamiento en blanco y negro. Rudimentario pero se mantiene la expresión del chico, que me atrajo en medio del barullo dominguero de manteros y yates (¡ay, Barcelona!).
Me gustó su cara, su pose, me gustó su actitud, me gustó que cuando terminé de hacer la foto –se dio cuenta de que la estaba haciendo– me miró con una sonrisa breve como diciendo por mí está bien. Y por mí también.

Muchas, muchas ganas de volver a la analógica con carrete y demás. Tengo la impresión de que para captar expresiones en la calle que digan algo real, algo distinto, hay que atreverse a buscar por aquí.

Anuncios