Atín Aya en Photobolsillo


atin-aya2b

atin-aya3b

atin-ayab

La página de La Fábrica  Editorial nos dice de Atín Aya Abaurre (Sevilla, 1955- 2007) que «fue reportero gráfico de ABC de Sevilla y Diario 16 Andalucía. Su mirada captaba juegos callejeros, equilibrios de sombras, paisajes y, sobre todo, gentes, formas de vida.»

Quizá los periódicos ya no vuelvan a publicar este tipo de fotografía, y quizá tampoco las agencias de stock las consideren interesantes, de modo que la gestión privada de los archivos fotográficos de la gran época de la foto analógica, como la que representa Atín Aya y el elenco de fotógrafos que La Fábrica tiene el buen tino de mostrar en el asequible formato de bolsillo, ha de quedar en manos de los allegados de los fotógrafos. La hija de Atín Aya, María, relata cómo cada cierto tiempo se zambulle en el archivo de negativos y rescata tal o cual serie y, como acostumbra a suceder con el trabajo de los fotorreporteros  de esta generación, aparecen joyas de una vida ya desaparecida, la de la España de la posguerra en el paso al desarrollismo de los sesenta. Sus imágenes tienen encanto, dignidad  y una mirada demorada en el tiempo que hace de ellas estampas con una clara evocación pictórica -las bellas sevillanas con mantilla recuerdan la pintura del valenciano Sorolla–

Junto a series de la Andalucía típica, con sus procesiones y sus mujeres enlutadas, o su público de toreo y los ritos de la matanza del cerdo, conforme a la tradición neorrealista que ya puso de moda el italiano  Ferdinando Scianna, en su trabajo dedicado a Palermo, Atín Aya realizó reportajes de corte documentalista como el de las Marismas de Cádiz (1991-1996). Se trata del enfoque que agrada al National Geographic, es decir, zonas y usos tradicionales que se pierden bajo la presión de la industrialización y la sobreexplotación o el abandono. Se percibe en sus fotografías la influencia de los fotógrafos de la Depresión, Walker Evans, Dorothea Lange, pero también del Richard Avedon  de la extraordinaria serie In the American West, a los que su mirada, la del hombre que conoce el terreno, dota de una tonalidad poética que vuelve las imágenes en elegía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s