David Hockney, El gran mensaje. Conversaciones con Martin Gayford


EL GRAN MENSAJE, en NUMEROCERO.ES

Para muchos, y durante muchos años, David Hockney (Reino Unido, 1937) es el pintor de las piscinas y el lujo soleado de Beverly Hills, con cuadros como ‘The Big Splash’ o ‘Beverly Hills Housewife’ de finales de los años sesenta, que alcanzan hoy en subasta cotizaciones de millones de libras. En ‘Conversaciones con Martin Gayford, El gran mensaje’, entre las ilustraciones que recorren su trayectoria y sus palabras, descubrimos que es sobre todo un artista moderno en el mejor sentido de la expresión,  y  uno de los artistas eminentes del siglo XX.

Hockney fue desde el principio un pintor de éxito, trabajó en Londres con Alfred Jarry antes de trasladarse a California a finales de los 60. La pintura del glamour del Hollywood de esta década y la siguiente coincide, a fin de cuentas, con el período de bienestar que inauguró la cultura del consumo de masas.

David Hockney, the Bigger Spash, 1967

En sus conversaciones con el prestigioso crítico inglés, Gayford, Hockney revela su inmersión en el paisaje del East Yorkshire, donde vive tras dejar Los Ángeles, y reflexiona sobre los cambios e inercias que en nuestra percepción visual ha provocado el auge de la fotografía. Su obra, sin embargo, nunca ha sido reticente a la fotografía sino que la ha usado en su provecho, como mostró en los años 80 con sus trabajos con cámara polaroid y collages, con recreaciones de Picasso o Juan Gris. Al tiempo que dialoga con la tradición pictórica -que incluye tanto a Constable como a Turner, Van Gogh o Miró–, se zambulle en el mundo digital creando con video, multicámaras digitales, trabajando con photoshop y dibujando con i-phone y el i-pad.

Su mirada no pretende ser anti-fotográfica, sino redefinir la percepción visual, mediante el contacto y la observación demorada, para averiguar algo tan impresionantemente improductivo para un urbanita como ¡la dirección en que crecen las briznas de hierba!

En su última gran exposición en la Royal Academy de Londres, con cuadros de gran tamaño -a pared completa- y gran éxito de público, recibió alguna crítica dura y snob desde el diario ‘The Guardian’, pero la réplica de un lector señalando que con las nuevas políticas de los conservadores el país probablemente perdería paisajes tan hermosos como los que el artista inglés pinta, el trabajo de Hockeny cobra un sentido que lo acerca a la gran pintura clásica, que suscita alguna de las ideas más interesantes recogidas en este excelente libro, que parece dirigido por igual a fotógrafos, a amantes de la pintura y de las nuevas tecnologías.

David Hockney, 1997 – The Road to York through Sledmere

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s