Recuento – de crítica literaria poscolonial


Imperios de papel, de María José Vega, en Ed. Crítica

J.M. Coetzee, de Sudáfrica a Australia;
miradas paradójicas: la voz descentrada

Disgrace, la inspirada y rara adaptación de la novela de Coetzee

Edward W. Said, miradas a Occidente desde Oriente, pasando por la Columbia University

Sin duda, un motivo para salvar esta década (y dejando de lado otras impregnaciones) es haber podido impregnarme de teoría poscolonial. Tres nombres. JM. Coetzee, E.W. Said, M.J. Vega, que abren a través de sus libros sus propias ramas de pensamiento, ríos caudalosos y fértiles. Creo que en España se obvian estos planteamientos porque no se quiere admitir que el mundo cultural –si tal cosa existe– español es una franquicia más de Estados Unidos. El dilema no está en dejar de pensarse como “centro hegemónico” de un área concreta: España-Hispanoamérica, sino en censurar toda reflexión sobre las resistencias que oponen nuestros (supuestos) países hermanos (o primos, vete a saber cuando la terminología empleada es metafórica, luego ficcional).

Se le da la espalda a África, somos, ¿alguien no se ha dado cuenta?, los paladines de la modernidad europea (mecachis que la crisis nos ha fastidiado un poco la función). Los conflictos con Marruecos, las pateras, la inmigración latinoamericana, todo eso no es (solo) Tercer Mundo, sino lo que hay de Tercer Mundo en nosotros. La crítica postcolonial es una herramienta para ofrecer réplicas auténticas a enunciados falsos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s