Los ojos del huracán, de Berta Serra Manzanares


La fuerza del huracán



Berta Serra Manzanares (Rubí, 1958) ha escrito en Los ojos del huracán una novela con las hechuras de un best-seller de calidad –un gran tema histórico extraordinariamente documentado; un argumento de largo aliento desarrollado con aplomo y resuelto con elegancia– al que sólo le faltará la publicidad exagerada para que el gran público se entere de que encontrará en su lectura lo que se le suele pedir a este tipo de narración.

El argumento toma como eje el período de esplendor de la Cuba esclavista, mediados del siglo XIX, cuando los ingleses han declarado la guerra a la trata y con ello aumenta el riesgo de su comercio y el dinero en circulación; surgen las aspiraciones de desligarse de España para unirse a Estados Unidos, empieza a introducirse la maquinaria de vapor en los ingenios del azúcar y siguen llegando españoles a la isla para hacer fortuna. Un momento también en que España reprime con dureza las ambiciones de la aristocracia negra y la elite criolla. Ambiciones contrarias, amoríos y revueltas del destino, en las que no participan menos los huracanes, deciden la suerte de los personajes que sorprenden por su construcción tópica, propia de un pastiche de novela realista del siglo XIX y no de una novela moderna. De la primera a la última página, Los ojos del huracán ofrece un alarde de documentación que es, junto con el atrevimiento en escenificar todos los momentos significativos de la época y la prosa precisa, su principal aliciente, pues episodios y personajes históricos, paisajes y escenarios cobran vida en la intensiva acumulación de detalles. Pero muy temprano llega el momento en que surge la duda: ¿por qué decidió Berta Serra Manzanares sujetar con tanta fuerza las riendas de la narración para que a este fresco de la Cuba esclavista le pese tanto la pulcritud de sus planteamientos?

Aunque distribuye el hilo de la narración entre distintas voces, todos los personajes parecen moverse dentro de una misma jerarquía de intereses y con una misma energía de principio a fin. Clara Martín, heroína de la novela, catalana de origen humilde que llega a La Habana para cumplir con la boda prometida siendo niña con Conrado, hombre tan honesto que parece timorato, cuya muerte en medio de la tempestad del huracán la fuerza a ocuparse de sus negocios, es una suerte de protofeminista que no le hace ascos al mucho dinero que da el carbón del cuerpo esclavo; Horacio Anglés, su mentor, también catalán, un cincuentón culto y faldero en el que hay ecos del Gatopardo viscontiniano; César, el negro aficionado a las hembras, cuya expresividad lo acerca demasiado al retrato del cimarrón que hizo Miguel Barnet; el capataz Bonaparte, italiano de opereta, brutal y violador de negritas, y sobre todo, esa Almagracia Pizón que tolera los escarceos de su marido, Horacio, con dignas ínfulas de dama de alta alcurnia y a la que la autora, en un arranque a lo García Márquez, dota de un olfato finísimo gracias al cual reconoce con quién anda cada cual y por supuesto el que le pone los cuernos. Las excursiones a lo real maravilloso también se atan en corto, y es una lástima porque, aunque la novela es de nivel más que notable, en los retazos que quedan de esas aventuras, sobre todo en el fragmento de Conrado muerto convertido en ese “ahogado pensativo” que creó Rimbaud y recreó Cernuda, se adivina el deseo de otra novela, latiendo casi desde la primera página, y que la finalista del premio Herralde 1997 con El otro lado del mundo y el Adonais de Poesía por Frente al mar de Citerea en 1998 no ha querido dar probablemente porque creía que los lectores de hoy son demasiado perezosos para propuestas más líricas y temerarias.

María José Furió

Anagrama, Narrativas Hispánicas, 2008

3 pensamientos en “Los ojos del huracán, de Berta Serra Manzanares”

  1. Estando preparando un paquete de donación a las bibliotecas de esta ciudad de GIRONA, he encontrado TU MANO QUE ME QUIERE de Cuadernos de Poesía ALANDAR y antes de tomar tal decisión, voy buscando lo que encuentro de sus autores. Me ha sorprendido de especial maner, ese título de LOS OJOS DEL HURACÁN, porque tengo pendiente de publicación una novela titulada casualmente: LA ESPIRAL DEL HURACÁN, ya registrada en esta ciudad, que desde luego, no se parece en nada en el contenido, puesto que trata de un tema muy actual, que ¡ojalá! no se convierta en Historia.
    Me gustaría tener contacto con su autora.
    Me llamo ÁNGELES GARRIDO LUNA, resido en GIRONA, y tengo un blog por el que quedáis todos invitados a pasear por sus páginas:
    http://www.acueductoazul.blogspot.com

    1. Hola, Ángeles. Creo que para contactar con la autora de Los ojos del huracán, lo mejor es dirigirse a la editorial que la publica: Anagrama. Sus datos de contacto los encontrará fácilmente a través de google. Un saludo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s