Rockandrolla: Absolutamente cool


La inevitable comida entre el chico y la chica,
en que él le dice que su amor le está saliendo muy caro

Guy Ritchie, el director y guionista
Ayer, para celebrar el juramento de Obama como presidente de Estados Unidos (y del mundo), me fui al cine Verdi a ver RockandRolla, de Guy Ritchie. En la sesión de las ocho y media creo que no debíamos de ser más de quince espectadores, pero no había en Barcelona quince personas sentadas que lo pasaran mejor que nosotros.

La película es absolutamente cool de principio a fin con un cásting sensacional. Creo que es lo más cool que he visto desde À bout de souffle de Godard o L’ascenseur pour l’échafaud de Louis Malle (con música de Miles Davis).

Le da varias vueltas a Tarantino y es ya desde los primeros minutos lo que la saga Ocean’s Drive quiere ser y nunca llega a ser porque Rockandrolla no está hecha para adolescentes ni señoras que babean con galanes maduros. La escena sexual entre la pareja provocó largas carcajadas, lo mismo que la interminable persecución a Uno Dos por parte del matón siberiano.

Está hecha con una energía fuerte, sarcástica, joven. No en vano es, como la saga Bourne, Matrix, el último James Bond, y hasta Munich, (de Spielberg), otra película sobre la relación con el padre, con el poder. El padre abusivo, castigador, injusto, deslenguado, poderosos, castrador. Al contrario que película como Munich, Ritchie no enseña cómo se interioriza la sumisión a la Ley del Padre sino cómo matarlo y renacer.

Diálogos, actores, los primeros planos, el guión, la música y el humor, el “colegueo” entre los personajes, los guiños al cómic para adultos, todo está fantástico. El protagonista One Two /Uno Dos (Gerard Butler), divertídisimo; Handsome Bob/el guapo Bob (Tom Hardy) y Mumbles/Murmullos (Idris Elba) me encantaron sus primeros planos; la astuta contable casada con un gay (Thandie Newton) aguanta toda la película con su expresión de no romper un plato; Lenny, el veterano mafioso (Tom Wilkins) que sostiene toda la trama sin que eches en falta a alguien más joven. Su lugarteniente Archi (Mark Strong) recuerda a Andy García en Ocean‘s pero con talento, y el hijastro de Lenny, Johnny Quid (Toby Kebbell) borda su papel de yonki.

Viendo Rockandrolla –con su guasa sobre los despiadados millonarios rusos, y las femmes fatales, su rififí de maletas llenas de dinero, los duros tiernos, con sus modernillos torturados que confiesan a la primera, y su toque trágico shakespeariano inevitable en el último tramo–, daba grima pensar en producciones como Los girasoles ciegos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s