Ah! una posdata


Mi post sobre la seudopolémica Garcia-Montero no pretende ser un ataque personal a los que presentan el manifiesto en Rebelión. No me desdigo ni borro una coma de lo que escribí sobre Trayecto, pero me parece un error buscar una alternativa al desastre cultural (a ver si también se me pegan los términos apocalípticos) que promociona ElPaís en los castristas-chavistas-poscomunistas-resocomunistas, etc., o en la nostalgia de los años de pelea latinoamericana antifascista.
La cultura de la sospecha es absurda. El que lee El País sabe lo que está leyendo y a quién, lo mismo que el que lee o escribe en ABC. El País es, como casi toda la prensa escrita, un fracaso consumado desde que existe internet.

No se trata de marcharse a no-lugares (como lo son Rebelión, puro oportunismo a mi entender, o al pasado moralmente triunfante de la lucha antifascista) sino de reclamar aquí lo que es necesario ahora. Si no existe una buena política de becas de ayudas a la creación literaria, si no existe una ley de mecenazgo (hablo de lo que se quejaban artistas conocidos que vivían de su obra), los creadores están vendidos a quien los emplea. Como cualquier vulgar asalariado.
¿Cómo habría escrito Junot la novela que le ha valido el Pulitzer si en Estados Unidos no existiera toda la gama de becas que tienen? ¿Cómo podría organizar Francisco Goldman el Premio Aura Estrada si no existiera una cultura y unas leyes del tipo que avalan su iniciativa?

Eso sí es hablar de la relación entre economía y creación. Lo otro, narraciones del ayer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s