LA CAJA DE HOUDINI, EL ARTE DE LA FUGA, de Adam Phillips


Houdini salta atado desde un puente para escapar bajo las aguas
FUENTE: http://www.microsiervos.com


Houdini encadenado

Cuando Hollywood decidió dedicar una película al mago Houdini y le dio el papel protagonista a Tony Curtis, concedía el estatuto de mito popular a un individuo que mantuvo durante décadas la atención de su público a base de encerrarse en baúles y cajones cerrados bajo varias llaves, un tipo que se lanzaba al agua encadenado, que se colgaba por los pies de edificios emblemáticos y conseguía liberarse de cadenas, esposas, cerrojos y cuerdas y recuperaba su estado normal cosechando aplausos, dinero y fama… y la envidia de todos los delincuentes. Ese Houdini que jugaba con los límites de la resistencia física, de la dificultad técnica y de credulidad del público estuvo a lo largo de su vida, según las perspicaces teorías del psicoanalista Phillips, desafiando los límites de un territorio que a su padre –un pobre judío que no consiguió establecerse como rabino y tuvo que contentarse con ser cortador de confección– le negó todas sus satisfacciones como tierra de promisión.

Houdini, que adoraba a su madre, estuvo también jugando siempre a ser el niño que asusta al adulto con su desaparición trágica y reaparece entre risas para celebrar la ceremonia del reencuentro. Queda el otro vértice del triángulo: el público. El hombre de cualquier parte del mundo que delega en Houdini su propio deseo de escapar por arte de magia de cuantas correas le atenazan.

A partir de esa triple verdad de exploración de los propios límites, ganas de jugar y desafío a la pesadilla, Phillips describe el trato que el hombre moderno mantiene con la realidad y de ésta como escenario de cumplimiento o de resistencia a sus deseos. Phillips se escenifica como psicoanalista en diálogo con sus impacientes expertos en la huida para desvelar sus mecanismos y dar pie a un diálogo nada huidizo sobre la arrogancia de pensar en la posible curación, pues de lo que se trata es de hacer una lectura que ilumine lo oscuro, es decir, lo que uno cree trivial y no lo es, no para atajar la huida, sino para saber de qué se huye y cuáles los objetivos.

Es éste un ensayo muy ameno que juega hábilmente con procedimientos de la novela –los pacientes parecen a menudo personajes de Julian Barnes; la exposición de ideas no elude su condición de búsqueda intrigada, y la tesis que sostiene es enconadamente descriptiva –y no duda en recurrir a frases llamativas para despertar el interés sobre su razonamiento: “El mito fundador y perdido de Adán y Eva es la historia de una gran evasión; en realidad, es la historia de una fuga fallida. La transgresión es el intento de averiguar qué es aquello de lo que parece imposible escapar”. O a la paradoja: “El pornógrafo comercia con el interés que la gente siente por la muerte”.

Otros transgresores de límites fueron Ícaro, Dédalo, mitos que surten a Phillips de alegorías sobre el deseo de belleza perfección pero también sobre la lucha permanente del yo contra lo que le rodea y le limita: “Ferenczi reconoce (en 1908 ya) que el placer de escapar puede sustituir y ser siempre un sustituto bastante eficaz del placer del que en realidad huimos”. En el año 2001 escribe Phillips: “Toda persona moderna tiene su particular repertorio de lugares otros, de alternativas para que su vida real, la vida que vive, sea algo más que soportable. De hecho, la idea misma de escapar es como una prótesis de la maginación”. La caja de Houdini es uno de esos ensayos tan humildemente clarividentes como la mejor novela.

María José Furió
Publicado en Culturas-La Vanguardia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s